domingo, 13 de mayo de 2018

Córcega (II): interior


Trepador corso; Col de Sorba.


Continuación.
Escogimos la localidad de Corte como base para ver el interior, y sobre todo para localizar las spp de aves endémicas de Córcega.



Macho de verderón corso; Plateau de Stagnu, Valle de Asco.

Alcornoque en la parte baja del valle de Asco.


Hacia el N, en el Col de Bigorno, ya registramos alguna de ellas. La curruca sarda (Sylvia sarda) fue la primera, con dos machos que cantaban en un piornal claro de la vertiente N, mientras algunos jóvenes nomadeaban en matojos de la S. También en los piornos se oía cantar un macho de curruca subalpina (Sylvia subalpina), Moltoni’s Warbler en inglés. En lo más alto también cantaba un bisbita campestre, y por la zona arbolada se movían algunos escribanos soteños, y pasaron volando lejos verderones corsos (Serinus corsicana).


Macho de curruca sarda; col de Bigorno. Foto: Charo F. Montaño.




Pinar del col de Sorba.

El Col de Sorba, un poco más al S, está rodeado de pinares, y es por tanto uno de los mejores lugares para ver al trepador corso (Sitta whiteheadi). Además de oír algunos cantos, localizamos una pareja que se afanaba en alimentar a sus pollos, en un nido situado dentro de un tronco muerto, a bastante altura. Por todo el pinar son frecuentes los verderones corsos, y vimos algunos piquituertos comunes (Loxia curvirostra corsicana). También localizamos otras spp como carbonero garrapinos (Periparus ater), papamoscas gris (Muscicapa striata tyrrhenica) y pico picapinos (Dendrocopos major harterti).


Trepador corso saliendo del nido; col de Sorba.

Foto: Charo F. Montaño.


Piquituerto común; col de Sorba.

Hembra de pico picapinos.

El valle de Asco también es un buen lugar para pajarear, y para ver bellos paisajes. Hay muchos pájaros de bosque, incluido el mosquitero común y el zorzal charlo. En la zona alta hay una estación de esquí, y en los alrededores es frecuente el verderón corso, la chova piquigualda y el vencejo real; aunque no los vimos, es zona de campeo de los quebrantahuesos corsos.


Zona alta del valle de Asco.

Mariposa de la sp Frabriciana elisa; Plateau de Stagnu, valle de Asco.

Hembra de lagartija tirrena (Podarcis tiliguerta); zona alta del valle de Asco.

Papamoscas gris; estación de esquí del valle de Asco.

Carbonero garrapinos camino del nido; Plateau de Stagnu, valle de Asco.

          En el pueblo de Corte, abunda el vencejo común (Apus apus), que se concentra en las calles al atardecer, además del avión común y el roquero, el gorrión italiano, el verderón común (Chloris chloris madaraszi), e incluso se ven algunos papamoscas grises y roqueros solitarios (Monticola solitarius). 
Atardecer en la Place Gaffory, Corte.

Verderón común en Corte.

Pollo volandero de roquero solitario en el centro de Corte.


          En una parada para ver la iglesia de Saint Jean, cerca de Corte, vemos muchos pájaros comunes, e incluso alguna tórtola europea y una familia de curruca subalpina.


Morera blanca (Morus alba) junto a la iglesia de Saint Jean.

Curruca capirotada (Sylvia atricapilla) comiendo frutos de morera blanca.


Pareja de cuervo grande (Corvus corax) en el valle de Asco.

          Para ir hacia el S, rumbo a Porto Vecchio, recorremos el interior por carreteras sinuosas de montaña, con pintorescos pueblos como Ghisoni, Cozzano, Zicavo o Zonza, de claras raíces italianas, y el Col de Verde, donde se sitúa el hayedo más sureño. Por el camino, las escenas rurales se suceden, como por ejemplo la de los cerdos domésticos campando a sus anchas, incluso junto a las carreteras.

Hayedo más meridional de Córcega; col de Verde.

Gavino di Carbini, un pueblo de Córcega del Sur.

Cerdos domésticos junto a la carretera en el interior de Córcega del Sur.





No hay comentarios:

Publicar un comentario