domingo, 14 de octubre de 2018

Mallorca (I), P. N. de Cabrera y Colonia Sant Jordi


Macho de lagartija balear; Cabrera.

Costa en Colonia Sant Jordi y al fondo Cabrera.

En la primavera de 2018 realizamos un viaje a Mallorca, del 6 al 13 de mayo, quizá un poco tarde para migrantes raros, pero buena época para la migración en general.


Formación rocosa en un islote del Archipiélago de Cabrera.
Gaviota de Audouin sobre el puerto de Colonia Sant Jordi.
Cueva marina en el sur de la isla de Cabrera.
 Los primeros días nos alojamos en Colonia Sant Jordi, con la intención de pasar a Cabrera, cosa que hicimos el día 7. Al lado del pueblo hay unas salinas en las que abundan las aves acuáticas, principalmente limícolas como la cigüeñuela (Himantopus himantopus), la avoceta, el chorlitejo patinegro y algunos migrantes, como el chorlitejo grande y el correlimos menudo. En el puerto es frecuente la presencia de gaviota de Audouin (Larus audouinii).


Costa sur de Mallorca con Cabrera al fondo.

Cigüeñuela en las salinas de Colonia Sant Jordi.

Varios limícolas y un vencejo común en las salinas.



En el trayecto al Parque Nacional de Cabrera, vimos algunas aves marinas, como un paiño europeo, muchas pardelas baleares (Puffinus mauretanicus) y cenicientas, cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis desmaresti) y un grupo de seis fumareles comunes en migración hacia el norte.


Pardelas baleares con la Isla Horadada (Na Foradada) y Cabrera de fondo.





En la isla, a pesar de no ser un día bueno de sedimentación de migrantes, éstos llenaban de reclamos los mejores sitios. Se dejaron ver algunos ejs de  bisbita arbóreo, collalba gris, tarabilla norteña (Saxicola rubetra), curruca zarcera (Sylvia communis) y abejaruco.


Castillo de Cabrera y cala principal.

Tarabilla norteña.

Curruca zarcera.

Eran numerosos, el colirrojo real, el mosquitero musical, el papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca) y el papamoscas gris (Muscicapa striata), incluidos algunos ejs de la ssp balear (balearica).


Papamoscas cerrojillo.

Papamoscas gris de la ssp nominal.


Dos ejs de papamoscas gris de la ssp balearica.

Además, las currucas baleares cantaban por todas las esquinas, igual que alguna curruca subalpina en el interior. También vimos un ej de piquituerto común, y por todos lados corrían ejs de diferentes sexos y edades de lagartija balear (Podarcis lilfordi kuligae), los habitantes más genuinos de la isla.






domingo, 7 de octubre de 2018

Plumajes atípicos


Mirlo común (Turdus merula) macho con plumas blancas en el ala (leucismo parcial); paque de Ferrera, Avilés; 08/5/2004.



Entre nuestras observaciones de aves, tenemos muchas anotaciones de ejs con variaciones cromáticas más o menos patentes, que en muchos casos ni siquiera sabemos de qué tipo son o a qué se deben. En el blog “Amantes de la ornitología”, Hugo Sánchez enumera y explica las aberraciones cromáticas más frecuentes, basándose principalmente en un artículo publicado en la revista Dutch birding por Hein van Grouw.


Mirlo común con leucismo parcial; Paque de La Magdalena, Avilés; 25/12/2010.

Gaviota argéntea (Larus argentatus) con zonas del plumaje blancas; Luanco, Gozón; 07/02/2016.
Básicamente, las variaciones cromáticas, se deben a mutaciones genéticas cuando entran en juego las melaninas, pero también pueden ser debidas a carencias alimenticias, cuando son los carotenoides  (ver en este blog "Aves y bayas") los que juegan. Éstos, se transforman en pigmentos de color (del amarillo al rojo) por la acción de determinadas enzimas; la ausencia de éstas, también por anomalías hereditarias, puede dar lugar a aberraciones cromáticas.


Petirrojo europeo (Erithacus rubecula) con algunas rémiges blancas (leucismo parcial); La Vegona, Castrillón; 31/10/2017.

Mirlo común; Parque de La Magdalena, Avilés; 25/12/2010.
En esta entrada, recojo algunas fotografías, de aves que me he ido encontrando con alteraciones de color en su plumaje. La mayoría son casos de leucismo, que se confunde frecuentemente con el albinismo, mucho más inusual (las aves albinas suelen vivir poco, debido a sus carencias visuales). Se debe a una ordenación incorrecta de los pigmentos, siendo variable la extensión de las plumas blancas, desde unas pocas hasta la totalidad del plumaje; siempre hay pigmento en los ojos, al contrario que en el albinismo.


Estornino sp con gran parte del plumaje blanco; Moniello, Gozón; 07/02/2018.

Mirlo común con algunas plumas blancas; La Polina, Sobrescobio; 05/02/2011.
El caso contrario, el de aves negras o muy oscuras, se llama eumelanismo, y es el resultado de un aumento de la concentración de eumelanina (también se conoce como melanismo). La eumelanina es la responsable del negro, el gris y el marrón oscuro; la feomelanina desarrolla los colores rojizos.

Bisbita pratense (Anthus pratensis) con una gran mancha blanca en la garganta; Langre, Ribamontán, Cantabria; 30/12/2017.
En el phaeocromatismo, hay una reducción completa de la eumelanina. Los ejs con esta anomalía suelen tener bordes oscuros en las plumas, y además, al tener feomelamina, aparece el marrón rojizo. Con la exposición al sol y el desgaste, pueden llegar a ser casi blancos, pero los ojos tienen el color normal, lo que los distingue de los albinos.

Correlimos común (Calidris alpina), con posible phaeocromatismo; 22/8/2008. Foto: Mario Suárez Porras.

Hembra de ánade azulón (Anas platyrhynchos) con posible leucismo total, aunque no se puede descartar otra anomalía cromática; embalse de La Granda, Gozón; 25/05/2014.

La misma hembra de la foto anterior, con una pollada con coloración normal; 08/5/2016.
Otra de las alteraciones es el acromelanismo. En estos casos, las dos melaninas se ordenan aparentemente en función de la temperatura corporal y ambiental, siendo más oscuras las zonas frías, o alejadas de las teóricas fuentes de calor del organismo. Este mismo ordenamiento se da en mamíferos, siendo por ejemplo lo que da lugar a los gatos siameses.


Corneja negra (Corvus corone) con una pluma blancuzca; Mulhouse, Alsacia; 05/5/2010.

Corneja negra con varias plumas "descoloridas"; Mulhouse, Alsacia; 15/10/2010.
En otras ocasiones, los plumajes extraños que nos encontramos, son debidos a variaciones individuales o incluso a casos de hibridación entre spp, que nos pueden traer algún dolor de cabeza en el intento de identificación.

Joven cormorán grande (Phalacrocorax carbo) con el plumaje más blanco de lo habitual, parecido al de las sspp norteafricanas; Burela, Lugo; 11/02/2018.

Ej híbrido de ánade sombrío x ánade azulón (Anas rubripes x Anas platyrhynchos); Prospect Park, Nueva York; 10/10/2004.

Ej mezcla de ánade azulón con pato doméstico; Ría del Eo, Castropol; 19/12/2015.

Más información:
Blog “Amantes de la ornitología”.
Hein van Grouw (2006). Not every White bird is an albino: sense and nonsense about color aberrations in Birds. Dutch birding 28: 79-89.

domingo, 30 de septiembre de 2018

Cataluña en abril de 2018


Garza imperial; Aiguamolls de l'Empordà.

Cigüeña común (Ciconia ciconia); Aiguamolls.

El día 5 de abril, continuando nuestro viaje por la costa hacia el N, recalamos en el Delta del Llobregat, en su parte meridional, en las marismas de Remolar-Filipines.


Delta del Llobregat.

Tarro blanco y ánade azulón.

Numerosos patos ocupaban las aguas, entre ellos algunas cercetas carretonas (Spatula querquedula) en paso, además de zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis) y alguna garza imperial (Ardea purpurea). Sobrevolando la zona había numerosos vencejos reales (Tachymarptis melba) y comunes, golondrinas comunes y aviones zapadores.


Zampullín chico.

Machos de cerceta carretona.


Grupo de vencejo real.

Más tarde visitamos la zona N del Espacio, para ver, aunque fuera de lejos, a la pareja de corneja cenicienta (Corvus cornix) que nidifica junto al río Llobregat.



Fotos testimoniales de corneja cenicienta; desembocadura del Llobregat, Barcelona.


Torre observatorio de El Matá, Aiguamolls.

Mariposa Artogeia manii; El Matá, Aiguamolls.




El día 6 lo dedicamos a los Aiguamolls de l’Empordà (enlace), principalmente a la zona de El Matá, buscando limícolas y anátidas. Las garzas imperiales ya son frecuentes, e incluso vemos un bando en migración activa, y localizamos una solitaria garcilla cangrejera.


Morito común (Plegadis falcinellus); El Matá, Aiguamolls.

El Matá, Aiguamolls de l'Empordà.

Milano real (Milvus milvus); Aiguamolls.

Grupo de garza imperial en migración.

En la laguna de Vilaüt encontramos más de 35 cercetas carretonas, y en sus alrededores muchos pájaros y flores, incluyendo un bando de lavanderas boyeras europeas.


Laguna de Vilaüt, Aiguamolls.

Grupo de cerceta carretona.




Galápago leproso /Mauremys leprosa) y zampullín chico.

El día 7, ya con Asturias como destino, paramos en los Llanos de Alfés (Lérida). Allí las protagonistas son las aves esteparias, como la ganga común (Pterocles alchata), la calandria común (Melanocorypha calandra), la cogujada común y la terrera común.


Tomillar de Alfés, Lérida.

Pareja de ganga común.

Macho cantor de calandria común.
En el soto junto al canal, vemos varios críalos (Clamator glandarius), pitos reales ibéricos y abubillas; entre los paseriformes un buen bando de gorrión molinero, algún pájaro moscón y migrantes como un macho de papamoscas cerrojillo y un mosquitero silbador (Phylloscopus sibilatrix), un pájaro muy escaso en nuestra tierra.


Críalo europeo.

Mosquitero silbador.