domingo, 29 de marzo de 2015

La gaviota patiamarilla


     La gaviota patiamarilla (Larus michahellis) es una sp muy común en Asturias. Nidifica en la costa, donde su hábitat natural son los islotes, inaccesibles para los predadores, y algunas parejas también se reproducen en acantilados.

La Gaviera, Cabu Peñes.

Nido en Cabo Vidío.
     No obstante, su capacidad de adaptación le ha permitido cambiar de costumbres en poco tiempo. A principios de la década de 1990, algunas parejas comenzaron a criar en edificios, en Luarca y Gijón; en los años siguientes ha ido colonizando otras poblaciones costeras como Tapia, Navia, Avilés, Candás, Llanes, etc. Y en 2010 se confirmó su nidificación en Oviedo.

Pollo en un tejado de Navia.

Pollo en un tejado de Avilés.


     Es posible que actualmente, aproximadamente el 20 % de la población instale ya sus nidos sobre edificios. Su censo como nidificante, era de entre 6.000 y 7.000 parejas en 2002, como culminación a un proceso de crecimiento poblacional, en concordancia con la adaptación a nuevos recursos alimenticios.



Jóvenes recién volados en Avilés.
     Se alimenta de peces, crustáceos, anélidos, insectos y pequeños vertebrados que puede capturar, pero sobre todo de restos que deja la marea y desperdicios de origen antropógeno. Esto incluye la basura de los vertederos, y sobre todo los descartes pesqueros, que posiblemente sean su principal fuente de alimentación en la actualidad. También aprovecha nuevas posibilidades en las villas y ciudades, como restos en terrazas, papeleras, etc.

Ejs aprovechando los descartes pesqueros.



     Los censos realizados por la COA, mostraban entre 1988 y 2005, una población invernal para Asturias de entre 25.000 y 30.000 ejs, con un máximo de 37.306 en 1994, sin contar a las aves de primer invierno. Pero a partir de 2006, y hasta la actualidad, su tendencia fue a la baja, con menos de 14.000 individuos en los tres últimos inviernos, en los que parece estabilizado su número.



Lastres.
     Esta disminución, muy posiblemente se deba a que, a partir de 2005 se tomaron medidas en el vertedero central de Asturias para impedir que se alimenten allí las gaviotas, incluidos los descastes, realizados con halcones y disparos. Además, se inició al tiempo una campaña de destrucción de nidos en Gijón, Avilés y Candás, debido a las quejas por molestias a los vecinos.



Pollo en un tejado de Avilés.
     Esto puede explicar que también parece haber disminuido su número como nidificante. Aunque sin datos avalados por un censo exahustivo, se aprecia una disminución en las colonias históricas de cría; por ejemplo, en los islotes del Cabo Peñas criaban en los años 80 y 90 al menos 400 parejas, principalmente en La Herbosa, aunque también en La Gaviera y El Sabín. En las últimas tres temporadas de cría, apenas unas 50 parejas se establecen en La Herbosa, unas pocas en La Gaviera y ya ninguna en El Sabín.

La Herbosa.

El Sabín, Cabu Peñes.

Avilés.
     La prosperidad de la sp se basaba en su capacidad de adaptación, y en el aprovechamiento de los recursos que el hombre pone a su alcance, por lo que en los próximos años, si se consigue que desaparezcan los descartes pesqueros, quizás veamos nuevos cambios, tanto en sus poblaciones como en sus costumbres.

Larus michahellis atlantis; Madeira.

Larus michahellis michahellis; Ría de Avilés.

Más información:

COA/INDUROT (2014). Atlas de las aves nidificantes en Asturies (1990-2010). C.O.A. Avilés.
COA (2002). Cambios en la población reproductora de gaviota patiamarilla (Larus michahellis) en Asturies. Actas de los II Alcuentros Ornitolóxicos Asturianos. Xixón, 13-15.dic.2002.

domingo, 22 de marzo de 2015

La oveja xalda


La oveja Xalda es una raza de origen celta, como otras muy parecidas de Francia (Ouessant), Gran Bretaña (Cochddu de Gales y Morite en Shetland) y Alemania (4 razas). Es decir, pertenece al tronco Ovis aries celticus.



Hay restos arqueológicos de ovejas de este tipo en los castros de los astures, y fueron citadas por los clásicos romanos. Estas citas, a veces en forma de ordenanzas de diferentes estamentos, hablan del ganado ovino autóctono a lo largo de la historia, hasta principios del s. XX. Era tal su importancia, que entre el s. XVIII y mediados del XIX habría un censo de casi 600.000 ovejas en Asturias.



A partir de la década de 1940 comienza el declive rápido de la raza, acelerado por las plantaciones forestales en los montes comunales, y por su sustitución por razas foráneas, esto último principalmente en el oriente.



En la Asturias rural, se aprovechaba todo de la oveja, la leche para hacer cuajada o queso, la lana y la piel. El ganado marcaba parte de la vida en los pueblos, organizando el cuidado de todo el ganado en un rebaño común. La Vecera es la organización del pueblo para pastorear en conjunto ese rebaño, y es también el nombre que recibía dicho rebaño.




En 1982 se describe la raza, y por entonces ya solo quedaban unas 800 hembras. En 1992 se creó la Asociación de Criadores d’Oveya Xalda (ACOXA), con el fin de conservar la raza.



La Xalda es una oveja pequeña, con cabeza pequeña de perfil recto en las hembras (incluso ligeramente cóncavo) y subconvexo en los carneros; el tronco es alargado; las patas finas, con uñas pequeñas. Los cuernos de los carneros forman una espiral envuelta, llena de surcos; las hembras no tienen cuernos.



La alzada es de 55,5 cm en las hembras, y 61 en los machos, y el peso medio de 22 y 33 kg respectivamente.


Los colores de la raza son negro, blanco, cárdeno y con manchas. Las negras pueden ser: coronistes o moñiralbes (con una mancha blanca en la cabeza), gueifes (en el hocico) y coreyalbes (a lo largo del cuello).






 El vellón llega por encima de los corvejones, con fibras de variable longitud y tirabuzones pequeños. La cabeza tiene una moña característica en la frente, de rizo pequeño y tupido. Una hembra da 1,05 kg de lana, y un macho 1,71 de máximo.




 

 La raza parece tener un buen futuro desde la creación de la Asociacion de Criadores, con un aumento paulatino de los efectivos, que se anotan en el correspondiente Libro Genealógico. La lana se utiliza para la confección del traje del país, y la cría está orientada principalmente a la producción de corderos para carne, que es de muy buena calidad..



Más información:

Álvarez Sevilla, Antón (2001). Les Races Autóctones del Principau d’Asturies. Fundación Belenos.

domingo, 15 de marzo de 2015

Cotorras argentina y de Kramer

Cotorra argentina.
      Numerosas spp de aves se mantienen en cautividad, bien en lugares públicos o particulares; cuando se producen escapes fortuitos, o intencionados, pueden acabar formando poblaciones que se reproducen y llegan a ser autosuficientes. En España, se han asilvastrado algunas en las últimas décadas. 
      Las psitácidas son frecuentes en cautividad, y por ello son de las aves más proclives a su naturalización en lugares lejanos de su área de distribución original. En nuestro país hay dos spp de esta familia con poblaciones establecidas.


Cotorra de Kramer.
      Cotorra de Kramer (Psittacula krameri)

      Originalmente vive en latitudes tropicales y subtropicales de África y Asia, pero se ha introducido artificialmente en Europa, Próximo Oriente, África, América y Asia. 
      En España tiene sus principales núcleos reproductores en Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía, pero Madrid, Baleares y Canarias también tienen pequeñas poblaciones. Se ve también en otros puntos aislados de Iberia.


Cotorras de Kramer, ads y jóvs comiendo dátiles; Jardines de la Buhaira, Sevilla.
      En nuestro país muestra poca tendencia al crecimiento o expansión, posiblemente limitada por la necesidad de agujeros en árboles altos para nidificar, o incluso a una escasa flexibilidad para aprovechar nuevos recursos alimenticios. También el clima frío parece limitar su prosperidad, y es más notoria en el sur y el litoral mediterráneo. Comenzó a establecerse en libertad en la década de 1970, y paulatinamente ha ido apareciendo en parques de ciudades con algún recurso trófico en forma de frutos, semillas, brotes y flores.
      En Asturias se observa desde la década de 1980, pero no se ha comprobado su reproducción. El principal núcleo es Gijón, con observaciones de hasta 15 ejs en el parque de Isabel la Católica, y alguna pareja en Deva. Pero su número ha ido decreciendo en los últimos años, y se ven ya muy pocas. Hay además observaciones en otras localidades dispersas.



      Cotorra argentina (Myiopsitta monachus)

      Es originaria de Sudamérica, pero se introdujo en Norteamérica y Europa Occidental. 
      En su área de origen viven cuatro subespecies, pero en España parece habitar la nominal. Se estableció, por escapes, en la década de 1980, y su población ha tenido un crecimiento constante desde entonces, tanto en número como en superficie ocupada.



      Mantiene ya importantes poblaciones en el litoral mediterráneo y Baleares, pero también en Madrid y Canarias, apareciendo nuevos núcleos por nuevos escapes. En Torremolinos cría desde al menos 1985, y en Barcelona y comarca, su número comienza a preocupar, por sus posibles daños a la agricultura.

Nidos comunales; Torremolinos, Málaga.

Parque de la Ciutadella, Barcelona.
      Construye nidos comunales, casi siempre en palmeras (Phoenix sp), que utiliza también como dormideros. Se alimenta de frutos, semillas y brotes, aunque se adapta bien a nuevos recursos, tanto en medios urbanos como rurales, lo que la ayuda a su expansión.


Nidos comunales; Torremolinos.

Maspalomas, Gran Canaria.
      En Asturias, algunos ejs han llegado a construir nidos en Pravia y Gijón, en la década de 2000, pero no llegaron en ningún caso a reproducirse. En los últimos años no hay observaciones.


      Más información:
      COA/INDUROT (2014). Atlas de las aves nidificantes en Asturies (1990-2010). C.O.A. Avilés.
      SEO/BirdLife: http://www.seo.org/conocenos/grupos-de-trabajo/grupo-de-aves-exoticas/