domingo, 12 de agosto de 2018

Cantabria, invierno 2017-18


Trio de ánsar careto en la ría de Tina Mayor, con los Picos de Europa de fondo.
En el invierno 2017-18, hicimos tres viajes cortos, de carácter ornitológico, a Cantabria, para disfrutar de la riqueza en aves acuáticas invernantes de sus zonas húmedas costeras.


Ría de Cubas, con el Palacio de la Magdalena al fondo.


Cisne vulgar (Cygnus olor) en la ría de Boó, Santander.

El 30 de diciembre visitamos los humedales de la periferia de la ciudad de Santander. Buscábamos una hembra de porrón osculado (Bucephala clangula) que invernaba en las Marismas Blancas, donde lo hacen otras muchas anátidas, principalmente porrones moñudos y europeos (Aythya ferina). 



Dos imágenes de la hembra de porrón osculado que invernó en las Marismas Blancas; 30/12/2017.

Marismas Blancas; 21/01/2018.



En las Marismas de Alday también buscamos, aunque sin éxito, dos porrones acollarados que se movieron durante el invierno por varias lagunas de la zona.


Grupo de porrón europeo; Marismas de Alday.

Laguna en las Marismas de Alday; 21/01/2018.

También visitamos la campiña costera de Langre, donde un bisbita pratense (Anthus pratensis), con alguna anomalía cromática, había creado alguna confusión. En la playa de Somo y la ría de Cubas descansaban numerosas aves marinas.


Bisbita pratense; Langre.

Lavandera blanca (Motacilla alba alba); Langre.

Concentración de aves en la ría de Cubas; 30/12/2017.


Cisne vulgar en la ría de Tina Menor; 30/12/2017.

El día 21 de enero volvimos a visitar las Marismas Blancas, después de ver un grupo de tres ánsares caretos (Anser albifrons), que pastaban en la orilla asturiana de la ría de Tina Mayor, aunque al poco volaron hacia Cantabria.



Ánsares caretos; ría de Tina Mayor.

El día 30 de enero, de vuelta de un viaje algo más largo, paramos en las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. Con la pleamar, y un cielo despejado, pudimos admirar la enorme cantidad de aves acuáticas que aprovechan en invierno este espacio protegido.


Monasterio de San Sebastián de Montehano.

Charrán patinegro (Thalasseus sandvicensis) en el puerto de Santoña.

Grupo de limícolas en Cicero.

Zarapito real (Numenius arquata) con anilla de color (ver enlace); Cicero.

A los miles de limícolas y anátidas, se unen algunas spp más escasas, pero igual de importantes. Observamos las más de 400 barnaclas carinegras, sp en constante aumento de número cada invierno; también el eider común que permanecía por largo tiempo en la bahía. Varios colimbos grandes, numerosos zampullines cuellinegros (Podiceps nigricollis), algún alca y otras muchas spp nos entretuvieron toda la tarde.



Zampullín cuellinegro; Puerto deportivo de Santoña.


Zarapito trinador americano; 15/8/2017.

En Cicero encontramos al zarapito trinador americano (Numenius phaeopus hudsonicus) que lleva tiempo en la zona, y que ya habíamos visto el pasado agosto, y nos despidió un águila pescadora (Pandion haliaetus) que buscaba un lugar tranquilo donde dar cuenta de la presa recién capturada.


Cicero; 15/8/2017.

Chorlito gris y zarapito trinador americano; Cicero; 21/01/2018.

Águila pescadora perseguida por una corneja (Corvus corone)


domingo, 5 de agosto de 2018

Fuerteventura, enero 2018 (II)


Pareja de tarros canelos; Las Parcelas.








Continuación.
También buscamos unas alondras ibis, que parecían estar invernando en Punta Pesebre, muy cerca del faro de Jandía, esta vez sin suerte.


Costa de la Punta de Jandía.

Faro de Jandía.

Cabras majoreras en Jandía.

Gaviota patiamarilla (Larus michahellis atlantis); Punta Pesebre.



Visitamos brevemente otras localidades, típicas para la observación de aves en Fuerteventura. 


Presa de Las Peñitas, Vega del Río Palmas.

Ardilla moruna (Atlantoxerus getulus); Mirador del Risco de las Peñas.

Pareja de cuervo grande (Corvus corax canariensis); Mirador del Risco de las Peñas.

            En Betancuria vimos la tórtola senegalesa (Streptopelia senegalensis), el herrerillo canario y otro mosquitero bilistado.


Betancuria.

Tórtola senegalesa.

Pareja de tórtolas turcas (Streptopelia decaocto).

Macho de gorrión moruno (Passer hispaniolensis); Betancuria.
En el embalse de Los Molinos, encontramos algunos limícolas y anátidas, destacando la abundancia de tarro canelo. En los llanos de Tindaya pudimos ver dos ejs de avutarda hubara (Clamydotis undulata) al atardecer, y algunas aves más, como un alcaudón canario. Y en la charca de Rosa del Taro, otro grupo grande de tarro canelo, y en sus alrededores alguna curruca tomillera (Sylvia conspicillata).


Llanos y pueblo de Tindaya.
Foto testimonial de una avutarda hubara al anochecer.

Alcaudón norteafricano canario (Lanius elegans koenigi); Llanos de Tindaya.

Charca de Rosa del Taro.

Curruca tomillera.



Por último, en la bahía de Caleta de Fuste, localizamos un buen grupo de limícolas, compuesto por al menos 15 chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula), unos 10 chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus), correlimos tridáctilos, vuelvepiedras y zarapito trinador. 


Chorlitejo patinegro y dos chorlitejos grandes.
Pareja de chorlitejo patinegro. Foto: Charo Fdez. Montaño.
También al menos 10 charranes patinegros (Thalasseus sandvicensis), y un inmaduro de gaviota de Delaware (Larus delawarensis).


Grupo de charrán patinegro descansando.


Ej de 2º A.C. de gaviota de Delaware.



domingo, 29 de julio de 2018

Fuerteventura, enero 2018 (I)

Hembra de tarabilla canaria.

Avetorillo plomizo.


Entre los días 11 y 14 de enero visitamos Fuerteventura, interesados en ver algunas spp raras que estaban invernando en la isla, con suerte dispar.


Tres ejs de escribano pigmeo; Costa Calma.



Barranco del río Cabras; presa colmatada y por debajo de ella la zona donde se alimentaba el avetorillo.

Al poco de llegar, nos dirigimos al Barranco del río Cabras, en el municipio de Puerto del Rosario, donde un avetorillo plomizo (Ixobrychus sturmii) se había instalado varias semanas antes. Pronto se dejó ver, posado entre la vegetación de la pared del barranco.





En este lugar, con charcos de poca profundidad y vegetación ribereña, había otras muchas aves interesantes. Entre las acuáticas, algunos tarros canelos (Tadorna ferruginea), cada vez más numeroso en Canarias, cigüeñuelas, andarríos chico y grande; además, una pareja de tarabilla canaria (Saxicola dacotiae) y un buen número de camachuelos trompeteros (Bucanethes githagineus). En los llanos contiguos, donde se emplaza un vertedero, volaban alimoches (Guirres), busardos ratoneros, cernícalos vulgares y cuervos grandes.




Camachuelo trompetero.

Más tarde, en las Salinas del Carmen, vimos algunos limícolas, un alcaudón norteafricano canario (Lanius elegans koenigi) y no pocas ardillas morunas (Atlantoxerus getulus).


Andarríos chico (Actitis hypoleucos).

Ardilla moruna.

Alcaudón norteafricano canario.


Parque en Costa Calma.

Dos mañanas las ocupamos buscando pájaros en los parques de Costa Calma, en el S de la isla, donde invernan aves norteñas. Pudimos ver una chocha perdiz, zorzales comunes, mosquiteros comunes, un mosquitero bilistado, varios pinzones reales y tres escribanos pigmeos (Emberiza pusilla). Resultó curioso ver a los bulbules cafre (Pycnonotus cafer), disfrutando de su colonización.



Tres fotos de los escribanos pigmeos en Costa Calma. Fotos: Charo Fdez. Montaño.

Pareja de bulbules cafre.