domingo, 16 de julio de 2017

Mimetismo

Escribano montesino (Emberiza cia); Parque Nacional de Monfragüe, Cáceres. Los colores del pájaro parecen imitar a los de los líquenes y la roca.

En la Naturaleza, llamar la atención mediante vivos colores, puede tener muchas funciones, desde la manera de conseguir perpetuarse hasta una forma de avisar de que no es conveniente acercarse. Pero para la mayoría de las spp, pasar desapercibido puede ser una garantía de supervivencia.

Roquero rojo (Monticola saxatilis); Puerto de la Cubilla, Lena.

Los aláudidos suelen lucir colores crípticos, pues su principal sistema de defensa es el camuflaje. Alondra común (Alauda arvensis) tomando un baño de arena; Verdicio, Gozón.

Hay cazadores que, con un buen camuflaje (por su color o por su forma), pueden acercarse a sus presas lo suficiente para dar el golpe definitivo, o que pueden esperar a que éstas se acerquen a ellos al ser invisibles en su medio. Pero la mayoría de las spp, forman parte de los niveles inferiores de la cadena trófica, y esto significa que para ellos es mejor pasar inadvertidos antes sus enemigos, mimetizándose con su entorno.

Saltamontes perfectamente camuflado, con color y forma semejante a las piedras de su hábitat. Sur del Atlas en las proximidades de Taliouine, Marruecos.

El leopardo de las nieves o irbis (Panthera uncia) caza habitualmente al rececho, valiéndose de su pelaje mimético. Ej en el Himalaya. Foto: Pedro García-Rovés.


     En otras ocasiones, sin ser camuflaje o mimetismo, los colores del entorno, tanto de los elementos sin vida (rocas, madera, agua, etc.) como de la flora, parecen reflejarse en los animales que viven junto a ellas, aunque sea casualmente. Y extremando aún más, el entorno humanizado o urbanizado forma en ocasiones combinaciones de colores al azar que se asemejan a los seres vivos que lo frecuentan, o simplemente compone escenas casuales de gran plasticidad.

Macho de tarabilla común (Saxicola rubicola). Cabo Ortegal, La Coruña.

Faro de Ortegal, La Coruña.
Se han recopilado una serie de imágenes que, con una pretensión más estética que científica, recogen muestras de lo expuesto, desde claros ejemplos de mimetismo y camuflaje a casuales imágenes de coloridos extraños. Desde animales que se confunden con el medio hasta otros que parecen reflejar los vivos colores del mismo, pasando por los entornos humanizados que aúnan estas dos ideas anteriores.

Terrera desértica (Ammomanes deserti deserti); Masada, Israel.

Terrera desértica (Ammomanes deserti payni); Boumalne Dades, Marruecos. Un ejemplo de cómo diferentes poblaciones de una misma sp presentan coloraciones adaptadas a su ambiente.

Ej juvenil de camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus); La Graciosa, Lanzarote. Otro pálido habitante de zonas áridas.

Camachuelo trompetero ad; Mitzpe Ramon, Israel.

Busardo ratonero de estepa (Buteo buteo vulpinus); Eilat, Israel. Su coloración es más pálida que en la ssp nominal.

Ej macho de collalba gris (Oenanthe oenanthe libanotica), claramente semejante al color de las rocas que frecuenta; Sierra del Aramo, Quirós.

Collalba gris macho (posiblemente de la raza leucorrhoa) sobre una roca de su mismo color; Cabo Peñas, Gozón.

Gorrión alpino (Montifringilla nivalis); La Mesa, Lena.

Escribano nival (Plectrophenax nivalis), hembra inmadura; Moniello, Gozón.

Insecto palo, uno de los mejores ejemplos de camuflaje conseguido por la forma; Miranda, Avilés.
Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) en aguas con reflejos dorados; Cariño, La Coruña.


Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) macho en roca con manchas blancas; Punta de la Vaca, Gozón.

Gato doméstico perfectamente mimetizado; Palacete Peñalba, Figueras, Castropol.



domingo, 9 de julio de 2017

Asturias, dos décadas (III)



Monasterio de Santa María de Obona, Tineo; 24/3/2013.
        En esta última entrega de la serie de fotos separadas por dos décadas, se muestran algunas localidades de la mitad occidental de la Comunidad Autónoma, después de haber visto el resto de la región.

Monasterio de Santa María de Obona, Tineo; 12/4/1992.



Monasterio de Santa María de Obona, Tineo; 24/3/2013.

Ayuntamiento de Tineo; 08/12/1991.

24/3/2013.


Puente sobre la ría del Nalón, Municipio de Soto del Barco; 16/5/1996.

09/02/2013.


Lanchas anguleras en la ría del Nalón, por debajo del puente de la carretera nacional, Soto del Barco; 18/01/1992.

09/02/2013.


Callejón entre las calles Casto Plasencia y Suárez Inclán de San Esteban de Pravia, Muros de Nalón; 19/5/1991.

09/02/2013.



Muelle pesquero en San Esteban de Pravia, Muros de Nalón; 18/01/1992.

09/02/2013.



Ortiguera, Coaña; 18/6/1987.

23/12/2012.



Puerto de Ortiguera, Coaña; 17/6/1990.

14/9/2013.


Puerto de Figueras, Castropol (al fondo el pueblo de Castropol); 08/7/1989.

23/12/2012.


Área recreativa en Campo de Arnao, Castropol; 27/6/1992.

23/12/2012.

domingo, 2 de julio de 2017

Aves alimentándose (IV)

Alondra totovía (Lullula arborea) buscando alimento junto a un nevero; concejo de Aller, Asturias.


                           

   Como en las entradas anteriores de esta serie, se muestran aquí algunas imágenes de aves buscando o ingiriendo alimento, con el fin de visualizar las distintas técnicas y adaptaciones. En esta ocasión, comenzando con los paseriformes, aparecen algunas familias de hábitos muy diferentes.

Lavandera boyera (Motacilla flava flavissima) con un insecto recién capturado; Gozón, Asturias.

Hembra de terrera negrita (Eremopterix nigriceps) bebiendo en una charca; Pedra Badejo, Santiago, Cabo Verde. 

          Los miembros de la familia Alaudidae habitan en medios abiertos, en campiñas, páramos y semidesiertos, con poca o ninguna cobertura arbórea, y están adaptados a buscar su alimento en el suelo, caminando. Se alimentan de todo tipo de invertebrados, y en determinadas épocas también de semillas. Es habitual que acudan a bebederos a primera o última hora del día.

Terrera común (Calandrella brachydactyla) buscando alimento en una campiña costera durante la migración; Gozón, Asturias. 

Terrera común; Gozón, Asturias.

Terrera marismeña (Calandrella rufescens); Guatiza, Lanzarote.

Alondra cornuda del Atlas (Eremophila alpestris atlas); Oukaimeden, Marruecos.

Alondra cornuda norteña (Eremophila alpestris flava); Cariño, La Coruña.

Alondra de Raso (Alauda razae); Raso, Cabo Verde. Esta sp sobrevive en un único islote, sin apenas vegetación y sometido todo el año a fuertes vientos.

Cogujada común (Galerida cristata) con una presa recién capturada; Tapia, Asturias.

Alondra totovía capturando un invertebrado enterrado; Aller, Asturias. Foto: Mayra Morales.

          Las spp de la familia Motacillidae también son aves principalmente terrestres, al manos en cuanto a la búsqueda de alimento se refiere. Su fuente principal de alimentación son los pequeños invertebrados.

Bisbita costero (Anthus petrosus), buscando presas entre las algas costeras; Avilés, Asturias.

Bisbita alpino (Anthus spinoletta); Tineo, Asturias.

Lavandera blanca (Motacilla alba), comiendo los insectos "estrellados"contra el parabrisas; Orléans, Loiret, Francia.

Lavandera blanca cazando dípteros en la orilla de una salina; Janubio, Lanzarote.

Lavandera cascadeña (Motacilla cinerea canariensis); El Puerto de la Cruz, Tenerife.

Lavandera boyera (Motacilla flava flava) comiendo en terreno encharcado; Gozón, Asturias.

Lavandera boyera de la ssp flava con una larva de insecto recién capturada; Gozón, Asturias.

          Dentro de la familia Furnariidae, hay spp forestales, pero muchas otras viven en espacios abiertos, y buscan su alimento, principalmente animal, en el suelo.

Hornero colibandeado (Furnarius figulus); Recife, Pernambuco, Brasil.

Hornero colibandeado; Salvador de Bahía, Brasil.

Hornero común (Furnarius rufus); Salvador de Bahía, Brasil.

          Por último, la familia Hirundinidae se caracteriza por su adaptación a la caza de insectos en vuelo. Además de su destreza, velocidad y resistencia en el medio aéreo, han evolucionado hasta tener unos picos que se abren exageradamente, como en el caso de vencejos y chotacabras.



En las tres fotos de arriba, ejs de golondrina común (Hirundo rustica) capturando insectos en vuelo rasante sobre la vegetación; Gozón, Asturias.

Golondrinas comunes capturando insectos sobre una laguna; Aigüamolls, Gerona.