miércoles, 22 de mayo de 2019

Invierno 2018-19 (I), diciembre



Paisaje invernal en el Cabo Peñas.


Recojo en estas entradas algunas observaciones relacionadas con la temporada invernal, situadas en mis lugares habituales de campeo de Asturias, o en alguna salida a las regiones cercanas, sin que sea un estudio de la invernada de aves.


Martín pescador (Alcedo atthis) invernante en la ría de Avilés.


Lavandera blanca pía (Motacilla alba yarrellii). Península de San Juan, Gozón.
 Una primera excursión, el día 2 de diciembre, nos llevó hasta la laguna de A Frouseira, en Valdoviño (La Coruña), donde llevaba algún tiempo un somormujo cuellirrojo, y donde también localizamos un macho de porrón bastardo (Aythya marila), además de otras muchas anátidas y limícolas, habituales invernantes en la zona.


Macho de porrón bastardo durmiendo, con un ánade azulón y dos porrones europeos. 
 En los primeros días del mes en Asturias, más que invernada, hubo aún algunas aves moviéndose. Así, el día 3 localizamos una pareja de gansos del Nilo (Alopochen aegyptiacus) en el embalse de Trasona. En el Cabo Peñas, el días 5 levanté una agachadiza chica (Lymnocristes minimus) y vi cinco zarapitos reales, además de varios mosquiteros comunes (Phylloscopus collybita). El día antes, en la costa encontré cuatro bisbitas costeros (Anthus petrosus) juntos.



Foto testimonial de la agachadiza chica en el Cabo Peñas.

Mosquitero común. Cabo Peñas.

Bisbita costero. 

En otra excursión, esta vez a Villafáfila (Zamora), el día 6, vemos un buen número de invernantes, como los habituales ánsares comunes (Anser anser), más de 150 grullas comunes (Grus grus) y una barnacla cariblanca (Branta leucopsis); en los alrededores, las avutardas (Otis tarda) y otras aves esteparias también se dejaron ver.


Bando de ánsares comunes entre la niebla.

Bando de avutardas volando.

Grullas volando hacia el dormidero.

Barnacla cariblanca y detrás avefrías. Laguna Salina Grande.

En el mar, durante diciembre aún hay mucho movimiento, con flujo hacia el O de alcatraces (Morus bassanus), pardelas baleares, álcidos y anátidas entre otros. El día 8 hay una concentración de alcatraces pescando frente a la costa, junto a pardelas y delfines. Y por ejemplo, el día 10 cuento en paso en un par de horas unas 150 gaviotas tridáctilas y 200 álcidos, entre ellos algunos frailecillos.


Primer temporal de la temporada invernal. Punta de la Vaca, Gozón. 14/12/2018.


Invernantes pueden considerarse las tres serretas medianas que se instalan en la ría del Eo, además de un eider común, un porrón osculado y un par de águilas pescadoras. También muchos otros patos, ardeidas y espátulas (Platalea leucorodia).


Grupo de espátulas y garcillas bueyeras. La Linera, Castropol.

En Verdicio se establece un joven de focha común (Fulica atra), al menos entre el 5 y el 12, fechas en las que ya comienza a notarse el paisaje invernal y el asentamiento de los pájaros que pasarán el invierno en la comarca de Peñas. Como curiosidad, el día 13 vemos Jorge Valella y yo un vencejo real en Luanco, que parece llegar del N. Por esas fechas también llegaron los pocos correlimos oscuros (Calidris maritina) que invernan en la localidad.





Pareja de cisne vulgar (Cygnus olor). Marismas de Bengoa, Santoña.
El día 15 lo pasamos en las marismas de Santoña (Cantabria), quizás el mejor enclave de la costa cantábrica para la invernada de aves acuáticas. Allí vemos el grupo de eider común (Somateria mollissima) invernante, compuesto por un macho ad y 6 hembras; también un par de colimbos grandes (Gavia immer), muchos zampullines cuellinegros (Podiceps nigricollis) y uno cuellirrojo, entre muchas otras aves, principalmente anátidas y limícolas.


Grupo de eider común. Marismas de Santoña.

Zampullín cuellinegro. Santoña.


Colimbo grande. Foto: Charo Fdez. Montaño.

Ibis sagrado (Threskiornis ethiopicus). Canal de Boó, Santoña.

Varios cientos de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) acuden a un dormidero en la marisma, igual que las lavanderas blancas (Motacilla alba), que se reúnen para pasar la noche en árboles del centro; también en Gijón, en el parque Isabel la Católica, se forma un dormidero de garcillas, con varios cientos de ejemplares. Y sin abandonar los parques, en el de Ferrera, en Avilés, vuelve a verse la gaviota de Delaware (Larus delawarensis) que ya había pasado aquí el pasado invierno.

Bando de garcilla bueyera volando hacia el dormidero.

Lavanderas blancas en el dormidero. Santoña.

Parque Isabel la Católica, Gijón.

Gaviota de Delaware. Parque de Ferrera, Avilés.

En la segunda quincena de diciembre, varias visitas a la Cordillera (Somiedo, Aller y Caso), nos permiten disfrutar de aves de la montaña y de los paisajes con árboles desnudos de hojas y casi vacíos de aves.

Hayedo invernal. Puerto San Isidro, Aller.







domingo, 12 de mayo de 2019

Muda postnupcial en Apus apus



Vencejo común cazando insectos al atardecer sobre una laguna. Colonia San Jordi, Mallorca.

Concentración de vencejos al atardecer sobre el Rin en Mulhouse, Francia.

Según la bibliografía que he consultado, el vencejo común (Apus apus) realiza una muda postnupcial completa, aunque un número variable de ejs retiene la P10, que tendría en el siguiente verano un aspecto más desgastado que el resto de las rémiges.


Miranda, Avilés. 10/6/2017.

Carrusel de vencejos comunes. Porto Vecchio, Córcega.

La primera muda postjuvenil es parcial, y solo afecta a las plumas de cuerpo, cola y pequeñas coberteras alares. En su segundo invierno, la muda ya es como en el ad, y algunos aún retienen la P10, marcadamente gastada en el siguiente verano.


Ej con todas las coberteras pequeñas mudadas, y la mayores y las rémiges internas sin mudar. Udrión, Oviedo. 20/8/2015.

Detalle del ala del mismo ej que la foto anterior.

Otro ej con, unicamente, las coberteras menores mudadas, por lo que se dataría como un 2AC. Udrión. 03/7/2017.

Aunque no todos los ejs vuelven en su segundo verano (aves de 2AC), los que lo hacen muestran un patrón de rémiges uniforme, algo desgastadas, y algunas coberteras pequeñas nuevas que contrastan con el resto del ala.


Ej con parte de las coberteras pequeñas mudadas. Udrión. 01/7/2016.

Ej entrando en el nido. Grandas de Salime, Asturias. 15/7/2012.


Udrión. 01/7/2016

Según la bibliografía, el vencejo común realiza la muda entre septiembre y marzo, y lo hace en sus cuarteles de invierno. Por el contrario, el vencejo pálido (Apus pallidus) muda entre julio y diciembre, lo que quiere decir que comienza el proceso en los lugares de cría, completándolo en las zonas de invernada; muestra un patrón de muda similar al común.


Grupo de vencejos sobrevolando la colonia de cría al atardecer. Bastia, Córcega.
Ej acercándose a la colonia para cebar. Udrión, Oviedo. 12/7/2017.
En varias ocasiones he observado vencejos con muda activa en PP internas al final del verano, algo que en ocasiones me hacía pensar que podrían ser vencejos pálidos. No obstante, en algunos casos en que pude hacer fotografías, resultaron ser vencejos comunes.


Ej con muda activa en PP internas y/o SS. Miranda, Avilés. 02/8/2018.

Ej con muda activa en PP internas y/o SS. Verdicio, Gozón. 03/8/2013.

Es el caso por ejemplo, de un ejemplar visto en Verdicio (Gozón) el 03/8/2013. También el de dos ejs vistos en Miranda (Avilés) el 28/8/2016, ambos con PP internas creciendo.



Miranda. 24/7/2018.

Miranda. 02/8/2018.

El 24/7/2018 y el 02/8/2018, observo y fotografío en Miranda otros dos ejs con muda activa, uno de ellos reconocible en ambas fechas por el grado extremo de desgaste de las plumas de vuelo, aparentando ser un 2º AC, y que pertenecen a una pequeña colonia. Un caso aparte es el ejemplar fotografiado el 14/7/2018, que incluso podría tratarse de un vencejo pálido.


Miranda. 24/7/2018.

Miranda. 02/8/2018.

Vencejo sp. Miranda, Avilés. 14/7/2018.

       Por tanto, es posible que haya casos de individuos que se saltan el patrón habitual en la sp, y que comienzan la muda en los lugares de cría; no sabemos si como algo habitual en alguna población concreta o como resultado de un desgaste inusual en individuos particulares. No hemos encontrado ningún caso en la colonia que estudiamos desde hace 15 años en Udrión (Oviedo), mientras que registramos varios en otra en Miranda, con solo cuatro temporadas de observación.

Pesaje de un vencejo común ad tras su anillamiento. Udrión, Oviedo.


Bibliografía:
Baker, Kevin (1993). Identification Guide to European Non-Passerines. BTO Guide 24, Norfolk.
Blasco Zumeta, J. (2016). Atlas de Identificación de las Aves de Aragón. Disponible en:

Boano, G.; Pellegrino, I. y Cucco, M. (2015). Muda y morfometría del vencejo pálido Apus pallidus en el noroeste de Italia. Ardeola, Vol 62, 1: 35-48.








jueves, 2 de mayo de 2019

Kenia VII: Reserva Nacional Masai Mara II


Hembra de guepardo oliendo marcas en un árbol seco. Foto: Charo Fdez. Montaño.
Damalisco, avestruz común y facocero común, una muestra de la riqueza faunística de la sabana.
Continuación Masai Mara.
La mañana del día 6 de octubre, la dedicamos a realizar un safari por las llanuras de Masai Mara, secas en esta época, alcanzando la orilla del río Mara.



Pareja de gacelas de Thomnson (Eudorcas thomsoni).

Manada mixta de ñú azul y cebra común de camino hacia el río Mara.

Joven cebra común (Equus quagga boehmi).
Por el camino fuimos realizando paradas, para observar la fauna que habita la región. Además de varios grupos de leones (Panthera leo), localizamos un par de guepardos (Acinonyx jubatus) solitarios y algunas hienas manchadas (Crocuta crocuta), todos observados a distancia por los numerosos de ungulados que aprovechan estos ricos pastos.


Dos leonas comiendo una cebra; al fondo, un alimoche sombrío (Necrosyrtes monachus) espera su turno. Foto: Charo Fdez. Montaño.

Foto: Charo Fdez. Montaño.

Momentos de tensión y ternura en esta pareja de leones.

Hembra de guepardo.

Otro ejemplar de guepardo a la sombra. Foto: Charo Fdez. Montaño.

Hienas manchadas. Foto: Charo Fdez. Montaño.

De nuevo vimos grupos de damaliscos o topis (Damaliscus lunatus), y también nuestros primeros alcélafos o kongonis (Alcelaphus buselaphus), además de muchos otros herbívoros.


Grupo de alcélafos.

Damalisco.

Pareja de jirafas masai (Giraffa camelopardalis tippelskirchi). Foto: Charo Fdez. Montaño.


Picabueyes piquirrojo (Buphagus erythrorhynchus) sobre una jirafa.

Entre las aves, las rapaces fueron las más conspicuas, sobrevolando la sabana en busca de presas y carroña, registrándose tres spp de águilas y otras tantas de buitres.


Águila rapaz (Aquila rapax).

Águila volatinera adulta (Terathopius ecaudatus), sp frecuente en la sabana.
Culebrera pechinegra (Circaetus pectoralis) sobre el río Mara.

Buitre orejudo o torgo (Torgos tracheliotus) en una carroña.

Ya en las orillas del rio Mara, los hipopótamos (Hippopotamus amphibius) fueron la mayor atracción, junto con algún cocodrilo (Crocodilus niloticus), aunque buscamos las aves que viven en sus orillas, como los tántalos africanos (Mycteria ibis), el abejaruco chico (Merops pusillus) o el chorlitejo tricollar (Charadrius tricollaris).


Río Mara.


Foto: Charo Fdez. Montaño.

Tántalos africanos y cocodrilo del Nilo. Foto: Charo Fdez. Montaño.

Pareja de abejaruco chico.

Chorlitejo tricollar.

En el recorrido de vuelta pudimos identificar algunas spp más, como la alondra nuquirrufa (Mirafra africana), la carraca lila (Coracias caudatus) y el espectacular secretario o serpentario (Sagittarius serpentarius), del que encontramos una pareja. Aún nos quedaba alguna visita turística y más cosas por ver…

Alondra nuquirruja.

Carraca lila sobre una cebra.

Secretario o serpentario buscando presas entre la hierba.