domingo, 26 de abril de 2015

La Mancha en abril

Viñedos cercanos a Manjavacas, Cuenca.

En abril de 2014 realicé un viaje a la Mancha Húmeda, con la intención de ver algún flamenco enano (Phoenicopterus minor) de los que se movían por allí esa primavera..
De camino, el día 17, hubo una parad en la Tierra de Campos zamorana, concretamente cerca del pueblo de Vezdemarbán, donde un aguilucho papialbo (Circus macrourus) macho llevaba tiempo asentado y defendiendo territorio (enlace). En esta comarca, se pueden ver todas las spp de aguilucho residentes en la Península Ibérica.




Por la tarde, ya en la laguna de Miguel Esteban, la luz del atardecer permitió buenas observaciones de la fauna del humedal. Destacaban los más de 100 ejs de flamenco común (Phoenicopterus roseus), y varios ejs de tarro blanco (Tadorna tadorna), pato colorado, garza imperial, aguilucho lagunero o críalo, entre otras muchas spp. En El Toboso, ya de noche, un autillo cantaba con intensidad en un parque del centro.



Laguna de Miguel Esteban, Toledo.

Convento de las Trinitarias, El Toboso (Toledo).

El día 18 tocaba buscar el flamenco enano, primero por varias lagunas de la zona, como la de Pedro Muñoz

Miguel Esteban.


Laguna de Pedro Muñoz, Ciudad Real.
Luego en la de Manjavacas, el último lugar donde se había observado. Aquí había más de 500 flamencos, y muchas limícolas en plena migración; el correlimos menudo destacaba por su número, pero también había correlimos común y combatiente.

Laguna de Manjavacas, Ciudad Real.



Paloma zurita (Columba oenas) cerca de la laguna de Manjavacas.
Las últimas noticias situaban al flamenco enano en la laguna de Aljibarros (ver enlace), ya en la provincia de Albacete. El lugar merece la visita por la belleza de la laguna, en el medio de una estepa con sembrados de secano y de regadío, con muchas aves, sobre todo migrantes.




  El flamenco enano destacaba en el medio, acompañado por más de un centenar de comunes. Además, se pudieron registrar otras muchas spp, como la cerceta carretota, el aguilucho cenizo (Circus pygargus), avefría, chorlitejo chico (Charadrius dubius), andarríos bastardo, canastera, pagaza piconegra y calandria común.







Rabilargo (Cyanopica cooki).


 El viaje de vuelta deparó algunas observaciones más, en El Tiemblo, los Toros de Guisando y Ávila, tanto ornitológicas como turísticas; Y en la Sierra de Ávila, muchas aves de zonas altas con cantos primaverales, como cuco, cogujada montesina, collalba gris o gorrión chillón.

Ávila, interior de la muralla.


Toros de Guisando.

domingo, 19 de abril de 2015

Irati y Quinto Real



Hayedo de Quinto Real.
Irati y Quinto Real, son dos masas forestales situadas en  Navarra, en las que habita la mayor parte de la población española de pico mediano (Dendrocopos medius), en el límite suroccidental de su área de distribución.

Quinto Real.

Pico picapinos (Dendrocopos major).
La Selva de Irati ocupa una superficie de unas 13000 ha. La mayoría de su superficie está cubierta por bosque de haya (Fagus sylvatica), mezclado con abeto blanco (Abies alba), en su extremo occidental de distribución en Europa. Por encima del bosque hay pastizales y brezales.


Buitre leonado.

Águila real (ej en cautividad).
Entre su avifauna destacan el picamaderos negro (Dryocopus martius), el alimoche (Neoprhon percnopterus), el buitre leonado (Gyps fulvus) o el águila real (Aquila chrysaetos). También abundan los paseriformes de bosque, tales como el reyezuelo sencillo (Regulus regulus), agateador eurasiático (Certhia familiaris), carbonero palustre (Poecile palustris) o piquituerto común (Loxia curvirostra).
Se puede acceder desde Orbaiceta, por una pista asfaltada que cruza todo el bosque, o desde Ochagavía, aprovechando una senda para subir a pie hasta el embalse de Irabia.



Alto de Ibañeta.
También se puede llegar al alto de Ibañeta, desde el que por una pista de 3 km se accede al collado de Lindux. Desde éste o desde el de Azpegi, se puede contemplar en otoño el paso de rapaces y otras aves planeadoras, de ánsares o de palomas torcaces (Columba palumbus). Además, hay aves de montaña, como el bisbita alpino (Anthus spinoletta), el zorzal charlo (Turdus viscivorus) o el escribano cerillo (Emberiza citrinella).





 Quinto Real es una finca forestal de unas 6000 ha, atravesada por el río Arga, que abastece a la ciudad de Pamplona desde el embalse de Eugi. Incluye los valles de Baztán, Erro, Esteribar y Alduides (en territorio francés).

Eugi.
Debe su nombre a una tasa que debían pagar los pastores navarros a los franceses, cuando el territorio estaba bajo su dominio, por el año 1589; consistía en pagar un cerdo de cada cinco criados en esa tierra.



Cuervo (Corvus corax).
La fauna y la flora es muy parecida a la de Irati, con hayedos maduros y pastos en las zonas altas. En el collado de Urkiaga se puede apreciar en otoño la migración de rapaces y otras aves, con números muy altos de paloma torcaz. Esta última sp se cazaba con redes, y en el alto permanecen las torres utilizadas para ello.


Collado de Urkiaga.


En las zonas altas viven bisbitas alpinos y verderón serrano (Serinus citrinella), en el límite del bosque, habitado por numerosas spp forestales..

Busardo ratonero (Buteo buteo).

Arrendajo común (Garrulus glandarius).

Trepador azul (Sitta europaea).
Más información:
Montero, José Antonio y colaboradores (2005). Dónde ver aves en España. Los 100 mejores lugares. Lynx Edicions y SEO/BirdLife.
Sociedad Española de Ornitología (1993). Dónde ver aves en España peninsular. Lynx Edicions.

domingo, 12 de abril de 2015

La garza real y sus adaptaciones

Garza real en la parte alta de la ría de Avilés.


































En lo que va de siglo, la mayoría de las ardeidas ibéricas han aumentado sus poblaciones, así como su distribución, debido en gran parte a la menor presión que sufren en general. Pero también ha tenido algo que ver su plasticidad para adaptarse a cambios en el hábitat (las spp más generalistas), y a nuevas fuentes de alimento.

Marismas de Santoña, Cantabria.


Ría de Villaviciosa, Asturias.
La garza real (Ardea cinerea) es uno de los miembros de la familia que mayor variedad de recursos muestra para buscar el sustento. Desde siempre, su alimentación se basó en la pesca, tanto en aguas interiores (lagos, embalses, ríos, etc) como costeras (rías, estuarios, lagunas litorales, etc). Se alimenta tanto de peces como de anfibios, reptiles, micromamíferos o insectos, que busca en ocasiones en prados, sembrados y acequias; incluso captura cuando puede pollos de otras aves.


Ensenada de Perán, Carreño, Asturias.


Con el desarrollo humano, ha encontrado otras fuentes donde lograr alimento. No es raro verla en estanques de parques urbanos, como por ejemplo los de Avilés y Gijón, o acechando en balsas de piscifactorías. En ocasiones, incluso puede comer descartes pesqueros.



Estanque del Parque de Ferrera, Avilés.

Parque de Isabel la Católica, Gijón.

Quirós.
Es frecuente además, verla formar colonias de cría en el interior de parques zoológicos, donde las posibilidades de alimentación son múltiples. En el zoológico de Mulhouse, la colonia se alimenta por las mañanas en los canales del Rin; por las tardes buscan restos de la comida que se les echa a los animales del zoo. Lo más curioso llega con el espectáculo para el público con los leones marinos; entonces, las garzas roban el pescado que los cuidadores lanzan a los mamíferos, a pocos metros de la gente.

En el zoológico de Barcelona también hay una pequeña colonia de garzas nidificantes, que aprovechan los recursos que les proporciona el recinto.


Tres imágenes en el zoológico de Mulhouse, Alsacia.

Ría de Avilés.