domingo, 1 de marzo de 2015

Anillamiento de autillos en 2014


En una entrada de este blog, del 07/7/2013, hablaba sobre los anillamientos de autillo (Otus stops) realizados entre 2007 y 2010, en nidales para estorninos colocados en Villaviciosa. En 2014 volvieron a colocarse cajas (David Álvarez y Adrián Vigil), por lo que pudimos anillar de nuevo algunos ejs.

Uno de los nidales en 2010.

Revisando las cajas nido.
Se revisaron las cajas el 31 de julio, la fecha más adecuada según nuestra experiencia, y se realizó una sola visita, para molestar lo menos posible a las aves.



De los 10 nidales colocados, solo hubo utilización por autillos en dos de ellos. En una parecía que ya habían volado los pollos. En el otro encontramos a un ad con cuatro pollos medianos, siendo todos anillados.

Pollos en el nido.
Anillando un pollo.
Anillando al adulto.
Por tanto, en cinco temporadas de control de los nidales, se han anillado ya un total de 6 ads y 14 pollos. No obstante, aún no se ha producido ningún control entre los ads capturados en el nido.




domingo, 22 de febrero de 2015

Alsacia (III): las montañas

Río Lucelle, formando la frontera con Suiza.
En Alsacia también hay hábitats de media y alta montaña. El macizo del Jura no es muy alto, con un máximo de 831 m en el pico Raemelsberg. Está constituido por formaciones calcáreas orientadas de oeste a este, y sus formas redondeadas permiten la explotación de praderas para pastos.

Jura, al NE de Winkel.


Son abundantes los bosques, caducifoios y de coníferas, destacando los de la comarca de Winkel. En ellos habitan cinco spp de pícidos y siete de páridos, además del escurridizo grévol (Bonasa bonasia) y otras aves forestales y de media montaña.

Les Verreuries, cerca de Winkel.

Pico picapinos (Dendrocopos major).
Paloma torcaz (Columba palumbus).
Muy cerca del pueblo que da nombre a la comarca, hay una zona húmeda con un carrizal bien desarrollado, en el que nidifican el carricero políglota  (Acrocephalus palustres) y el escribano palustre (Emberiza schoeniclus).

Construcción tradicional en Winkel.

Carrizal en Winkel.
Las aves planeadoras (rapaces y cigüeñas) que migran hacia el sur siguiendo el valle del Rin, deben atravesar el Jura para ganar el valle del Ródano. En jornadas con viento favorable, muchos ornitólogos siguen su migración otoñal (entre agosto y noviembre) en varios collados. También pasan palomas y muchos paseriformes de migración diurna.

Oberlarg.


Zorzal real (Turdus pilaris).
Las aves que vuelan en su migración hacia el suroeste, se encuentran con la cordillera de Los Vosgos, que bordea Alsacia por el lado occidental. Su altura media es mayor, y culmina en los 1424 m de Le Grand Ballon. Con vientos contrarios, las aves vuelan bajo, permitiendo buenas observaciones. En días favorables pueden verse muchos miles de aves desde algunos collados, como los de Fréconrupt, des Bagenelles, Herrengerg o Markstein.

Panorámica al sur de Le Grand Ballon.
Macizo de Hohneck.

Urraca (Pica pica) en los Vosgos.
El pueblo de Munster constituye una de las principales entradas a Los Vosgos. Además del ambiente turístico y montañero, es notable la colonia de cigüeña blanca (Ciconia ciconia) que se asienta en sus tejados, reafirmando su condición de ave de la región.




Además de grandes bosques caducifolios y de coníferas, en los Vosgos hay zonas eminentemente alpinas. Destaca el macizo de Hohneck, con 1363 m de altura máxima. Es posible acceder por carretera a las zonas altas, ocupadas por praderas alpinas, cortados rocosos y bosques de píceas; en estos ambientes nidifican spp de montaña como el treparriscos (Tichodroma muraria), el acentor alpino (Prunella collaris), el mirlo capiblanco (Turdus torquatus) o el cascanueces (Nucifraga cariocatactes), que mantiene aquí su única población francesa.

Bosque de coníferas en el macizo de Hohneck.

Árbol trabajado por el picamaderos negro (Dryocopus martius).


Algo más al noroeste, en el departamento de Moselle (región de Lorraine), colindante con Alsacia, hay varios bosques en los que habitan spp interesantes. Destaca el papamoscas collarino (Ficedula albicollis), que tiene una buena población en la región, de varios miles de parejas.

Forêt de Saint-Jean.
Dos bosques donde hay posibilidades de localizarlo son la Forêt de Romersberg y la Forêt de Saint-Jean, cercanos al estanque de Lindre, donde también pueden localizarse muchas aves acuáticas. Esta sp ocupa bosque viejos de roble (Quercus sp), principalmente parcelas abiertas con algún árbol viejo en el que nidificar.

Hábitat óptimo para el papamoscas collarino.

Estanque de Lindre.
Nido de cigüeñas en el pueblo de Lindre.

Más información:
Ligue Française pour la Protection des Oiseaux. Ou voir les oiseaux en France. Editions Nathan, 1989.
www.ornithomedia.com

domingo, 15 de febrero de 2015

Fringílidos y alisos

Lúgano; foto: Mario Suárez Porras.

En nuestras latitudes, en invierno hay más pájaros granívoros que insectívoros, debido a que hay más posibilidades de encontrar semillas o frutos que insectos, que suelen desparecer con el frío.
La familia de los fringílidos está bien representada en este período, y además de las aves nativas, muchas otras llegan desde más al norte. Algunas spp de esta familia se encuentran con frecuencia comiendo semillas de árboles.




Lúganos comiendo semillas de aliso.
El lúgano (Carduelis spinus) se alimenta en todas las épocas de semillas, brotes, frutos y algunos invertebrados. En cuanto a las semillas, consume las de muchas spp de árboles, desde coníferas a sauces (Salix), álamos (Populus), hayas (Fagus) o plátanos (Platanus), por citar unos pocos.





Pero al árbol que más se asocia su presencia es al aliso (Alnus glutinosa), pues en los años de invernada abundante de la sp, en casi todos los sotos con alisos hay algún grupo de lúganos consumiendo sus semillas. En verano, en Asturias ocupa algunos pinares, principalmente del Occidente, donde coincide con el piquituerto común (Loxia curvirostra), que también consume semillas de coníferas.



Piquituerto común.

Jilguero comiendo semillas de plátano.
El jilguero (Carduelis carduelis) tiene una dieta algo más amplia, consumiendo más a menudo plantas de pequeño porte, de las que aprovecha tanto sus semillas como incluso las flores. No obstante, también frecuenta algunos árboles, incluidos los alisos, asociándose en ocasiones a su primo el lúgano.




Algunos inviernos, también nos visitan en Asturias unos pocos ejs de pardillo alpino (Carduelis cabaret), que se asocian en ocasiones a grupos de lúganos. También es frecuente, como su pariente, en los sotos con alisos y otros árboles con semillas.

Pardillo alpino comiendo semillas de aliso en el concejo de Uvieo; foto: J. Antonio García Fdez.
Por tanto, allá donde haya una buena población de alisos, siempre es fácil que se vean grupos de fringílidos que aprovechan sus recursos.



Hembra y macho de lúgano; fotos: Mario Suárez Porras.