domingo, 8 de noviembre de 2015

La Graciosa y el archipiélago Chinijo

Gaviotas patiamarillas en Caleta del Sebo, La Graciosa.


Al NE de Lanzarote, la isla de La Graciosa y el archipiélago Chinijo, forman un conjunto de enorme valor natural. Como protección, existen las de figuras de la Reserva Marina de Isla Graciosa e Islotes del Norte de Lanzarote, que comparte sus aguas en parte con el Parque Natural del Archipiélago Chinijo. Éste, incluye en su interior la Reserva Integral de los Islotes (Montaña Clara y Roques del Este y del Oeste), y se extiende por el sur a los cantiles y playas entre Órzola  y Famara.

La Graciosa y el archipiélago Chinijo desde Lanzarote.

Puerto de Órzola, Lanzarote.

Montaña Clara, Roque del Oeste y Alegranza desde la Punta del Bajío, en La Graciosa.

Son muy importantes las poblaciones de aves marinas nidificantes en el archipiélago, principalmente en Alegranza y Montaña Clara, y en menor medida en los Roques y en La Graciosa.

Montaña Clara desde La Graciosa.
Roque del Este desde la mar.



Punta Fariones y Caleta del Sebo; visto desde el ferry.
En Alegranza, que tiene 10,2 km2 de superficie y 289 m de altura máxima, se encuentra la segunda colonia mundial, en número, de pardela cenicienta (Calonectris diomedea), con cerca de 10.000 parejas.

Caleta del Sebo en primer término; Montaña Clara y Alegranza detrás.
Además, nidifican en estos islotes otras spp, algunas únicas en el territorio español. Por ejemplo, más de 200 parejas de petrel de Bulwer (Bulweria bulweria), unas pocas de pardela chica (Puffinus lherminieri baroli) y de paiño pechialbo (Pelagodroma marina), cientos de paiño común (Hydrobates pelagicus), y decenas de paiño de Madeira (Oceanodroma castro) y de gaviota patiamarilla (Larus michahellis atlantis). También, en estos últimos años, se ha instalado alguna pareja de rabijunco etéreo (Phaeton aethereus) en el Parque.

Paiño pechialbo en aguas al NE del archipiélago Chinijo.

Paiño común.


Estas poblaciones, se mantienen gracias a la riqueza de los fondos y las aguas, tanto en biomasa como en diversidad.

Preparando un mero en Caleta del Sebo; al fondo acantilados de Famara.


Punta Fariones, y al fondo La Graciosa.
Aquí llegan muchas aves migradoras transaharianas, lo que hace que en otoño se instalen varias colonias de halcón de Eleonora en los diferentes islotes, sumando unas 200 parejas en total. Varias parejas de halcón tagarote (Falco peregrinus pelegrinoides), de águila pescadora (Pandion haliaetus), cernícalo vulgar (Falco tinnunculus dacotiae) y lechuza común (Tyto alba gracilirostris) completan la nómina de rapaces.

Águila pescadora en Órzola.

Camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus). en Caleta del Sebo.

Interior de La Graciosa.
Otras aves, principalmente esteparias viven en la Graciosa, y en menor medida en los islotes mayores, realzando su valor natural.

Bisbita caminero (Anthus berthelotti) en La Graciosa.

Curruca tomillera (Sylvia conspicillata orbitalis) en La Graciosa.

Alcaudón norteño (Lanius excubitor koenigi) en Caleta del Sebo.

Jóven camachuelo trompetero en La Graciosa.
La presión turística es cada vez mayor, aunque está bastante localizada en la costa sur de la isla mayor, y de momento parece controlada.

Playa de Caleta del Sebo.

Calle interior de Caleta del Sebo.

Punta Fariones y La Graciosa.

Más información:
Martín, A. y Lorenzo, J. A. (2001) Aves del Archipiélago Canario. Francisco Lemus, Editor. La Laguna.

Roque del Este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario