domingo, 8 de octubre de 2017

Lanzarote y La Graciosa, octubre de 2016 (II)


Panorámica de La Graciosa y parte del Archipiélago Chinijo desde Lanzarote.

Caleta del Sebo, La Graciosa.

              Continuación de la entrada anterior.

Roque del Este desde el mar a la altura de Punta Fariones.

Durante la estancia en Lanzarote, cruzamos dos veces a La Graciosa, los días 11 y 14, con resultados poco reseñables, puesto que apenas había pájaros migrantes sedimentados, en los jardines del pueblo (Caleta del Sebo) o en las huertas del interior, donde suelen recalar.

Huertas en el interior de La Graciosa.
Montaña Clara y Alegranza desde el interior de La Graciosa.

Libélula en el interior de La Graciosa.

Cuervo grande (Corvus corax canariensis); Caleta del Sebo, La Graciosa.
A pesar de ello, algunas aves costeras, y las que se reproducen en la isla, mantuvieron despierto nuestro interés. En la isla son frecuentes, el bisbita caminero (Anthus berthelotti), la curruca tomillera (Sylvia conspicillata orbitalis), el pardillo común (Carduelis cannabina harterti), el camachuelo trompetero (Bucanethes githagineus) e incluso la abubilla (Upupa epops).

Bisbita caminero.

Curruca tomillera.

Pardillo común.

Camachuelo trompetero.


Abubilla.

También encontramos algunos paseriformes sedimentados, como un par de petirrojos, un mosquitero común y varios mosquiteros musicales (Phylloscopus trochilus). Varios cernícalos vulgares (Falco tinnunculus dacotiae) patrullaban por el interior, y los halcones de Eleonora (Falco eleonorae) cruzaban de continuo el cielo, volando entre Lanzarote y los islotes del norte. El día 14 encontraríamos una pequeña colonia instalada en el cantil de Lanzarote, casi bajo el Mirador del Rio. Pero ese día había menos pájaros foráneos que en la visita anterior.

Mosquitero musical.

Cernícalo vulgar.


Halcones de Eleonora, de morfo claro y oscuro.

En la zona intermareal cercana a Órzola, sobre todo hacia el sur, encontramos unos pocos limícolas, e incluso un águila pescadora (Pandion haliaetus), que acosada por las gaviotas tuvo que soltar la presa que acababa de pescar.


Alcaudón (Lanius elegans koenigi) en Órzola; al fondo el Roque del Este.
Jóven chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus).

Andarríos chico (Actitis hypoleucos) y Chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), ambos juveniles.

Archibebe común (Tringa totanus) juvenil.

Águila pescadora acosada por varias gaviotas.

Debo, por último, destacar, que el aspecto de La Graciosa ha cambiado bastante desde que la visité por primera vez, en 1986, evidentemente a peor. Además de que es mayor la cantidad de gente  en el pueblo y en las playas, han crecido en número los edificios hoteleros, restaurantes y apartamentos, aunque se mantienen dentro de una delimitación impuesta por la legislación. La erosión, sobre todo en las inmediaciones de las pistas, es evidente, debido al continuado paso de vehículos a velocidades superiores a las permitidas, y posiblemente en un número también superior al permitido. 

Vehículo todoterreno circulando a alta velocidad por una pista del interior de La Graciosa; nótese que circula con dos ruedas fuera de la pista para evitar la rugosidad de ésta.

Pista de salida de Caleta del Sebo hacia el resto de la isla; al fondo Lanzarote.




No hay comentarios:

Publicar un comentario