domingo, 21 de diciembre de 2014

Suroccidente de Asturias

Alto de Folgueirou, Eilao.
 Se considera aquí como Suroccidente, la comarca que constituyen los municipios de Allande, Grandas de Salime, Boal, Pesoz, Illano y los Oscos (San Martín, Santa Eulalia y Villanueva).

Boal.

Eilao.

Pezós.

Embalse de Salime, Grandas.

 Biogeográficamente, la comarca constituye los distritos “Naviano” y “Lucense” de los Subsectores Galaico-Asturiano Septentrional y Galaico-Portugués Septentrional. El primero se corresponde con la cuenca media del río Navia, que presenta cierta mediterraneidad, constituyendo un área peculiar dentro del clima asturiano, con un período de sequía estival; esto se traduce en un tipo de vegetación mediterránea. Los sustratos son en su mayoría de naturaleza silícea. Se encuentran en esta zona bosquetes de alcornoque (Quercus suber), en zonas secas por debajo de los 500 m.

Embalse de Salime en Pénjamo, Grandas.

Embalse de Doiras, Eilao.

 El segundo incluye os Oscos, con una vegetación y una fisonomía parecida a la comarca gallega contigua, con sierras redondeadas.

La Bobia, Vilanova d'Ozcos.

Bisbita alpino (Anthus spinoletta); Sierra de San Isidro, Eilao.
 La vegetación se caracteriza por bosques de rebollo (Quercus pyrenaica) en las zonas más secas, y de carballo (Quercus robur) en las más húmedas. Además, abundan las alisedas (Alnus glutinosa) en el fondo de los valles, los madroños (Arbutus unedo), fresnos, sauces, etc.

Hojas de aliso o humero.

Mirlo común, Eilao.

Águila culebrera.

 Hay muchas áreas de tojal-brezal, piornales y escobonales, y praderías en las zonas altas. Además, son frecuentes las repoblaciones de pinos (Pinus pinaster) y eucaliptos (Eucaliptus globulus).
La avifauna de esta comarca, se corresponde tanto con el sustrato como con la vegetación y el clima. Abundan las aves rapaces de espacios abiertos, como el águila culebrera (Circaetus gallicus) y los aguiluchos cenizo (Circus pygargus) y pálido (Circus cyaneus); el buitre común (Gyps fulvus) recolonizó esta zona tras varias décadas de ausencia, y en no pocas ocasiones se observa algún buitre negro (Aegypius monachus) en dispersión.


Aguilucho cenizo.

Buitres comunes y negro; A Garganta, Vilanova d'Ozcos.

Valle del Navia desde San Estebo das Bruites, Eilao.
 Al final del verano, en algunas sierras de la zona se ven grupos de cernícalo primilla (Falco naumanni), que consumen los abundantes insectos, antes de iniciar su migración hacia África.

Macho de cernícalo primilla.
 En los pinares abunda el pico picapinos (Dendrocopos major), y nidifican especies muy raras en otras zonas de Asturias, como el lúgano (Carduelis spinus) o el piquituerto común (Loxia curvirostra). Y en las zonas aclaradas, pueden encontrarse parejas de totovía (Lullula arborea).

Pico picapinos.

Piquituerto común.
 Los bosques caducifolios son ocupados por aves como el zorzal charlo (Turdus viscivorus) o el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli) entre otras muchas spp. Y en las laderas rocosas, el roquero solitario (Monticola solitarius) mantiene posiblemente la mayor densidad de la región; tampoco escasea el escribano montesino (Emberiza cia) en las laderas menos inclinadas.

Cabral, Allande.

Roquero solitario; Allande.

Escribano montesino.
 Por último, cabe destacar la presencia de unas pocas parejas de curruca carrasqueña (Sylvia cantillans) en la cuenca del Navia, en laderas soleadas cubiertas de Genista, quizás las únicas de Asturias.

Curruca carrasqueña.

Embalse de Salime en Villarpedre, Grandas.

Genista sp; Villarpedre, Grandas.

1 comentario:

  1. Por fin alguien q habla del lejano oeste... bueno si vives allí no está tan lejos...
    Buena entrada

    ResponderEliminar