domingo, 25 de enero de 2015

Brasil: Fernando de Noronha (II)

Tiñosa boba; Buraco da Raquel.


 Los habitantes de Fernando de Noronha dividen su costa en dos partes diferenciadas. A la costa sur la llaman Mar de Fora, y en ella abundan los arrecifes coralinos, siendo buena zona de alimentación de las tortugas carey (Eretmochelys imbricada) y de puesta para la tortuga verde (Chelonia mydas). En algunos lugares son espectaculares las concentraciones de tortugas y peces, por ej en la Bahía do Sureste.


Cría de tortuga boba; Praia do Americano.
 A la costa norte la llaman Mar de Dentro; está más resguardada del viento y el oleaje, y es propicia para los cetáceos. Abunda el delfín rotador (Stenella longirostris), que protagoniza importantes concentraciones matinales en la Bahía dos Golfinhos.


Islotes Dois Irmaos, en la costa norte.

Delfín rotador.
 Las colonias de aves marinas de Fernando de Noronha son las más importantes del Atlántico tropical. Se sitúan casi en su totalidad en los islotes del noreste y en diversos islotes repartidos por toda la costa. Algunas de las 11 spp también crían sobre la vegetación o en acantilados de la isla principal.


Piquero pardo y rabihorcado magnífico frente al Morro do Pico.


Charrán blanco y piquero patirrojo en la Baia do Sancho.
 La pardela de Audubon (Puffinus lherminieri) nidifica en buen número, pero debido a sus hábitos nocturnos en tierra, solo puede verse lejos de la costa. También es difícil ver al rabijunco etéreo (Phaeton aethereus), debido a su escasez.


Islotes del extremo NE.
 Pero el rabijunco menor (Phaeton lepturus) está repartido por toda la costa, criando en pequeños grupos en cantiles verticales, aunque en ocasiones muy accesibles.





 El piquero pardo (Sula leucogaster) es de las tres spp de su género, el más abundante, y su presencia es constante por toda la costa.




 El piquero patirrojo (Sula sula) es también frecuente, aunque menos costero que el anterior; pueden verse los diferentes tipos de plumaje de la sp. Por último, el piquero enmascarado (Sula dactylatra), nidifica en pocos puntos, como por ej los islotes frente a la Bahía do Sureste.





Colonia de piquero enmascarado; Baia do Sueste.
 A todas estas spp  y otras, las parasita el rabihorcado magnífico (Fregata magnificens), sp que ocupa el vértice de la pirámide en la isla. Sobrevuela constantemente la costa y el mar, y también captura presas por si mismo, como por ej las crías de tortugas marinas.






 Los charranes están bien representados en las colonias. Son muy numerosas la tiñosa boba (Anous stolidus) y la tiñosa menor (Anous minutus), protagonizando un constante trasiego entre las zonas de pesca y las de nidificación.


Tiñosa boba.


Tiñosa menor.


Tiñosa menor.
 También cría en colonia el charrán sombrío (Onychoprion fuscatus), aunque se ve solo en el extremo noroeste.



 El charrán blanco (Gygis alba), rivaliza en belleza y elegancia con los rabijuncos. Hay una buena población, que anida tanto en las gruesas ramas del bosque del norte de la isla como en los cantiles del Morro do Pico. En mayo, cuando visité la isla, volaban en parejas por toda la costa norte, preparándose para la nidificación.



Cantiles del Morro do Pico.

 En la isla pueden realizarse paseos en barco que recorren toda las costa norte, para ver aves y cetáceos, o para bucear entre peces y tortugas.

Piqueros pardos en el puerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario