domingo, 28 de agosto de 2016

Pájaros de jaula

Familia de diamante cebra australiano en una jaula.

En el Paleolítico, o incluso antes, muchos animales fueron domesticados por el hombre. La mayoría de ellos fueron utilizados como una fuente de alimentación, sustitutiva de la caza, pero muchos otros, o incluso los mismos, se utilizaron para ayudar en el trabajo o para realizar trabajos específicos.
Más adelante se domesticaron otros con el simple propósito de proporcionar compañía. Al aumentar el tiempo libre, como resultado de la especialización en el trabajo, se comenzó a buscar un sentido estético a la especialización de las razas.

Pareja de gorrión de Java, uno de ellos bañándose.

Gorrión de Java de la variedad blanca, vigilado estrechamente por un gato doméstico.
Tras los galliformes, los paseriformes, aunque tarde, comenzaron a  criarse en cautividad, y algunas spp a ser transformadas en variedades, potenciando su canto o sus colores. La mayoría de los pájaros domésticos son granívoros, debido a la facilidad para ser alimentados, aunque actualmente también se comercializa alimento para insectívoros.

Gorrión de Java doméstico.


Canarios silvestres en Tenerife.

En el mundo occidental, quizás la sp más popular ha sido el canario (Serinus canaria), ave proveniente de las islas macaronésicas de Canarias y Madeira. A través de cruces se han conseguido muchas variedades, mejorando el canto y cambiando, tanto el color del plumaje, como incluso la forma.


Canario timbrado español, una variedad criada por su canto.

Periquitos de varios colores en una pajarera.

También tienen mucha tradición como aves de jaula las psitácidas, que desde América, África y Oceanía, donde los nativos ya las tenían como mascotas, han colonizado rápidamente los hogares occidentales. Los más habituales son los periquitos comunes (Melopsittacus undulatus), pero también son muy populares las ninfas (Nymphicus hollandicus) y muchas otras spp de loros, guacamayos, cotorras y cacatúas.


Periquitos comunes con plumaje original de las aves silvestres.

Ninfa de variedad doméstica.

Quizás los últimos en “triunfar” han sido los estríldidos, pero en la actualidad son aves muy habituales entre los pajareros, y muy vendidos como mascotas. Además, se han conseguido variedades domésticas que no se dan en la naturaleza.

Varios estríldidos en una pajarera; estrilda degollada (Amandina fasciata), diamante cebra australiano y diamante de Gould.

Familia de diamante cebra australiano, sp muy fácil de criar en cautividad.

Las dos spp más populares son el diamante cebra  australiano (Taeniopygia castanotis) y el gorrión de Java (Padda oryzibora), seguramente por la facilidad con que crían en cautividad.


Gorriones de Java de tres variedades de color, el original, blanco e intermedio.


El diamante de Gould (Erythrura gouldiae) también es bastante conocido entre los criadores, aunque en esta sp la cría es bastante complicada, y en muchas ocasiones se utilizan otras spp como madres adoptivas. A pesar de ello, se han conseguido muchas variedades y combinaciones cromáticas en su plumaje.



Gorrión de Java fotografiado en un jardín, tras escaparse de cautividad, Gran Canaria; foto: Mayra Morales.

Pico de coral de una población asilvestrada; Maspalomas, Gran Canaria.

La cría de spp exóticas en cautividad tiene algunos peligros para el medio ambiente. Uno de ellos es que las aves importadas directamente de la Naturaleza pueden escapar, y en muchas ocasiones formar poblaciones silvestres muy alejadas de su área de distribución original. Es el caso de algunas psitácidas, como las cotorras gris y de Kramer, o de estríldidos como el bengalí rojo o el pico de coral (Estrilda astrild), asilvestradas en España. Esto puede agravarse por la afición a importar spp cada vez más raras, en muchas ocasiones de forma ilegal, lo que puede acabar con algunas poblaciones escasas. Además, en algunos países tropicales, no hay ningún control, y muchas aves se mantienen en cautividad capturadas directamente de su medio natural.

Tejedor (Ploceus castaniceps) en la pajarera de un zoo.

Tangara sayaca (Thraupis sayaca); Olinda, Pernambuco, Brasil.


En España aún se emiten permisos para la captura de pájaros para su cría en cautividad, y el control es más bien pobre, por lo que cada año muchos miles de fringílidos y otros pájaros acaban languideciendo en “jaulas de oro”.

 
Verdecillo (Serinus serinus) en cautividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario